Críticas

Quién te cantará

Quién te cantará

Cuatro años después de la inquietante Magical Girl, con la que Bárbara Lennie ganó el Goya a la Mejor Actriz, Carlos Vermut nos vuelve a adentrar en las profundidades de su particular mundo cinematográfico. Un mundo de personajes perdidos en su propia oscuridad, entregados con total resignación a su dolor.

Quién te cantará tiene como protagonista a Lila Cassen (Najwa Nimri), una famosa cantante que diez años después de su retirada iba a volver a los escenarios, pero tras un accidente sufre amnesia y es incapaz de recordar quién era y todo lo que le hacía ser una estrella única y especial. Lila recurre a Violeta (Eva Llorach) una seguidora e imitadora para que le ayude a volver a ser la que era, o la que se supone que era.

Quién te cantará

Poco a poco el film nos va descubriendo sus historias, sus secretos más íntimos. Lo hace de una manera lenta y cargada de misterio para que la incertidumbre no nos abandone hasta el final de la película, cuando se nos desvela una inesperada confesión. A la fusión en un solo ser que protagonizan Lila/Violeta (Nimri/Llorach) únicamente se le unen sus respectivas patas de apoyo (y en ocasiones de tropiezo). Carme Elías es la representante y fiel amiga de Lila y Natalia de Molina es la autodestructiva hija de Violeta.

Pedro Almodóvar ha creado escuela, y es de la mejor.

Todas y cada una de las interpretaciones femeninas de la película (porque las masculinas brillan por su ausencia) se convierten en clases magistrales de interpretación. Nimri consigue arrastrar al espectador hasta lo más hondo de su sufrimiento, mientras Llorach se convierte en un auténtico descubrimiento en un papel que es todo fuerza y fragilidad, todo en uno.

Quién te cantará

Las influencias del mejor cine de Almodóvar son más que evidentes y son muchos los aspectos de Quién te cantará que nos recuerdan a sus películas, especialmente a Tacones lejanos. De hecho, me atrevo a ver un claro homenaje al film protagonizado por Marisa Paredes, Victoria Abril y Miguel Bosé al estar muy presentes los zapatos de tacón en muchas de las escenas del nuevo film de Vermut.

La lista de similitudes es casi interminable: la cantante encumbrada y su copia, que siempre le homenajea con su imitación desde la más profunda admiración; la tortuosa relación entre una madre y su hija, que no pueden evitar amarse y odiarse a partes iguales; la tragedia que envuelve a cada una de las mujeres de la historia y el simbolismo que siempre les acompaña, y por último una BSO en las brillantes manos de Alberto Iglesias (el compositor que ha puesto música al universo Almovódar) a la que se le suma el doblaje en las canciones emblema de la película por parte de Eva Amaral. Su versión del tema ‘Procuro olvidarte’ escenificado por Llorach es tan mágico como el inolvidable ‘Piensa en mí’ de Luz Casal en la piel de Paredes.

Quién te cantará

La misma adoración que presenta Violeta por Lila, se aprecia en Vermut por el cine del manchego, del que ha adoptado sus rasgos más característicos para desarrollar su propio y maravilloso estilo. Pedro Almodóvar ha creado escuela, y es de la mejor.

You Might Also Like

Sin comentarios

    Responde