Críticas

The Equalizer

The Equalizer

The Equalizer (El protrector) es un remake de la serie estadounidense de mediados de los años 80 que el director Antoine Fuqua nos trae a nuestra cartelera. En esta película vuelve a dirigir a Denzel Washington después de Training Day (2001), primer trabajo de Faqua como director de un film con el que Washington consiguió su segundo Oscar. Bien, seamos sinceros: no estamos ante la mejor película ni del director, ni de nuestro protagonista.

Pero no podemos dejarlo ahí, hay que matizar, pues tiene muchos aspectos buenos a los que han sabido sacar partido –a otros no tanto…-. Comencemos situando la trama, que nos cuenta la historia de Robert Mcall, un hombre viudo dedicado a su empleo y tranquila vida. Tras conocer a Teri, una prostituta en manos de la “mafia rusa” –interpretada por Chloë Grace Moretz-, surge una situación de la que no puede quedarse al margen, y básicamente lo que intenta es hacer justicia por su joven amiga –ser un protector-.

The-Equalizer

Ahí es cuando descubrimos el misterioso pasado que ocultaba el protagonista y comienza la segunda parte del film repleta de acción. El planteamiento, como vemos, no tiene mucho de donde sacar y por eso la película llega a hacerse larga en algunas partes donde falta acción o desaparecen tramas clave como la de la joven Teri, que en la primera parte parece muy importante. Esto es un claro desaprovecho del film, pues la interpretación de Chloë era de diez, lo cual sumado a la química que mantenía con nuestro protector nos presentaba un tándem muy claro que se echa en falta.

Lo bueno es que ésta y otras historias olvidadas en el aire, acaban cerrándose. Un punto a favor, son las escenas de acción con luchas coreografiadas hasta el milímetro y muy bien pensadas. También la fotografía que juega entre lo bonito y tenebroso gusta al espectador, aunque en la primera parte del film, antes de que podamos ver a Denzel como “el protector”, parece que se abuse de ella y depende a quién puede gustar más o menos, pero está muy bien elaborada.

No podemos decir que sea la mejor película, pero sí que consigue entretener a pesar de sus dos horas de duración, y seguramente ese era su fin.

Sin comentarios

    Responde