Especiales Hablemos de cine

Halloween: ¿afrontar o huir de nuestros miedos?

freddy

31 de octubre por la noche. Para algunos una más, como otra cualquiera, pero para muchos otros con Halloween llega la noche más terrorífica del año. Nos guste o no, las calles, los locales, las redes sociales y las casas de unos pocos se preparan con el atrezzo más siniestro y las ideas más originales para disfrutar de la fiesta más aterradora.

Uno de los planes más frecuentes para esta noche es organizar una buena sesión de sofá, manta, palomitas y cine de terror en compañía tanto de nuestros amigos más miedosos como de aquellos que nunca se han visto en la necesidad de apartar la vista de la pantalla para salvarse de un buen sobresalto. Si este va a ser vuestro plan, seguro que os habéis tenido que plantear qué películas marcarán el guión de vuestra noche.

a-nightmare-on-elm-street-1984

Es aquí donde, muy posiblemente, muchos de vosotros os habréis encontrado en el difícil dilema interno de evitar por todos los medios que en ese guión aparezca el mayor de vuestros miedos o llenaros de valentía por una noche llegar a proponerlo, en busca de la ocasión perfecta para intentar superarlo de una vez por todas.

Y es que, reconozcámoslo, todos nosotros guardamos en nuestro interior, como mínimo, un trauma cinéfilo que nos provoca un miedo irracional capaz de acelerar nuestro pulso hasta el límite de lo soportable y de atormentarnos con las peores y más vívidas pesadillas. Y aunque lo habitual es que ese trauma se halle instalado en nuestro subconsciente desde la infancia, también es posible que nos lo haya provocado un estreno reciente que fuimos a ver al cine sin ser conscientes de dónde nos estábamos metiendo.

A Nightmare on Elm Street 3 017

En mi caso, ese miedo sin sentido del que todavía hoy, 21 años después, no he sido capaz de recuperarme se llama Freddy Krueger. No importa cuántas veces haya intentado tragarme la saga entera y apreciar lo ridículo que se percibe hoy en día cada escena de las pesadillas de los jóvenes de Elm Street, ni las incontables ocasiones en las que haya visto a Heather Langenkamp libre de quemaduras, nada más ver ese jersey a rayas o escuchar el chasquido de sus cuchillas siento como un cosquilleo se apodera de todo mi cuerpo, paralizando hasta el más pequeño de mis músculos.

Como cada año, le he dado muchas vueltas a la pregunta estrella de esta noche: ¿afrontar o huir de mi miedo? Pues bien, podéis pensar que no tengo agallas o incluso dedicarme el baile de la gallina al más puro estilo Arturo Valls, pero esta noche he decidido que Pesadilla en Elm Street no será la película de terror que me quite el sueño en esta noche Halloween. Porque en esas ya me he visto en demasiadas ocasinos y se trata de que esta sea una noche especial.

Y vosotros, ¿qué habéis decidido para este de Halloween? ¿Pondréis a prueba vuestra valentía o evitaréis repetir ese mal trago?

You Might Also Like

Sin comentarios

    Responde