Críticas

Monuments Men

1170482 – Monuments Men

Cuando se está en plena guerra mundial, es fácil y entendible que se descuide hasta el mayor tesoro artístico de la humanidad, pasando este a un discreto segundo plano. Por suerte, el presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt tuvo visión de futuro y legitimizó una brigada compuesta por historiadores, conservadores de museo, arquitectos y archiveros  para recuperar cinco millones de piezas de arte robadas por expreso mandato del führer Adolf Hitler.

En el rescate, se incautaron obras de maestros pictóricos y esculturales como Da Vinci, Rembrant, Rubens, Veermer, Cézanne o Monet. El actor y director George Clooney ha dejado claro que sabe mover nuestras emociones. Lo hizo con su ópera prima Confesiones de una mente peligrosa, siguió con Buenas noches y buena suerte o Los idus de marzo, y ahora con una mirada histórica al pasado mezclada con unos leves toques de humor.

1170482 – Monuments Men

Monuments Men comienza presentándonos el reclutamiento de un singular escuadrón capitaneado por un reparto de lujo. Matt Damon interpreta a la mano derecha de George Clooney y desde el primer momento se nota la complicidad entre ambos actores, sus escenas a solas son las más memorables. Bill Murray es el encargado de dar el escalafón de simpatía irónica que acostumbra en todos sus  trabajos fílmicos. Un trabajo correcto, aunque quizás te quedas con ganas de más.

Lo mismo pasa con Cate Blanchett, que da vida a Rose Valland, una conservadora del museo Jeu de Paume de París que arriesga su vida para ayudar a este grupo de héroes anónimos. Tras una exitosa Blue Jasmine se esperaba un papel como mínimo más comprometido a esta anecdótica aventura del ayer. Por último, John Goodman, Jean Dujardin, Bob BalabanHugh Bonneville, se sienten como viejos soldados que vuelven al frente con sus correspondientes estímulos de  cansancio pero llegando al público con ternura y alguna que otra risa.

Matt Damon;Cate Blanchett

La cinta es el relato de las peripecias que tuvieron que desempeñar todos ellos para que las generaciones del presente podamos disfrutar en los museos de tan incalculable herencia patrimonial. Lo mejor de Monuments Men, es su intención de desvelar una parte cronológica fundamental que ha estado desapercibida a lo largo del tiempo. Estamos hartos de películas de nazis, pero esta historia era necesaria de descubrir.

Es inevitable apreciar ese detalle que ha tenido Clooney con aquellos hombres y mujeres valientes que lucharon por unos lienzos que por aquel entonces eran erróneamente prescindibles. Lo único que patina en la producción es su severa pretensión de allanar el camino con humor forzado, la trayectoria puede resultar monótona en escenas puntuales. 

Monuments Men_03978_03995_r

La banda sonora recae en el ganador de un Globo de Oro y de un GrammyAlexandre DesplatEl responsable de la música de Syriana, El curioso caso de Benjamin Button o Harry Potter, compone 25 soundtracks energéticos y misteriosos  donde se desmarca una versión a capella del famoso Have yourself a merry Little Christmas de Ralph Blane y Hugh Martin, interpretado por Nora Segal.

En términos generales, George Clooney vuelve la mirada al pasado con una historia entretenida, con fundamento y con alto valor simbólico cultural.

Sin comentarios

    Responde