Menú
Críticas

As bestas

Los problemas del mundo rural están cada vez más presentes en nuestro cine. Tras el éxito este mismo año de Alcarràs, de Carla Simón (Verano 1993), este otoño ha llegado a nuestras carteleras el último largometraje de Rodrigo Sorogoyen (Que Dios nos perdone): As bestas. Si bien podemos identificar varias similitudes en el tema de fondo entre esta película y el film de la directora catalana, el modo de afrontarlo es radicalmente distinto.

El choque entre la vida en un pueblo gallego, el trabajo (durísimo) de la tierra y la ganadería y la defensa de lo natural, frente a la especulación y el aprovechamiento de los poderosos que representan las grandes empresas de energía renovable, es el tablero de juego de una crudísima confrontación entre los protagonistas. Un enfrentamiento que logra mantener en vilo al espectador durante 137 minutos y que nos deja más de una escena de elevadísima tensión.

Por un lado, los hermanos Anta tienen puestas todas sus esperanzas de un futuro mejor en la venta de sus terrenos a una de esas compañías. Por el otro, un matrimonio francés, relativamente recién llegado para impulsar su proyecto ecologista, se opone a vender los suyos. Las condiciones de las renovables son claras: o todos venden o no vende ninguno. He aquí el conflicto.

La intimidación constante (que a veces no precisa más que de una mirada) y la violencia primitiva ejercidas por los hermanos consiguen traspasar la pantalla y colársete en el cuerpo, involucrándote en un problema de muy difícil solución, pues implica valores, sentido de pertenencia, creencias, aspiraciones y el esfuerzo de toda una vida.

Con As bestas se produce una conjunción perfecta entre un magnífico guion y unas interpretaciones inmensas. Todos lo actores principales merecen una mención importante, todos tienen su momento de gloria con el que lucirse y todos consiguen, en más de una ocasión, sobrecogernos. En especial, parece que Rodrigo Sorogoyen, Luis Zahera y Denis Ménochet se han encontrado para ofrecernos el que muy probablemente sea su mejor trabajo a nivel individual.

Se ha convertido ya en una obra inolvidable, una de esas películas indispensables del cine español. Todavía está por ver cuántos premios puede llegar a cosechar, pero de momento ya se presenta como la clara favorita en los Premios Feroz, con 10 nominaciones.

Saber más de...

Periodismo de formación, Marketing de profesión. Barcelona. Vivo enamorada del cine desde que tengo uso de razón en todos sus géneros, épocas y orígenes. El motociclismo, la fotografía, la lectura y la comunicación son mis otras grandes pasiones.

Sin comentarios

    Comentar